Noticias

Pacientes con Parkinson de CESFAM Norte reciben implementación para “Gimnasio en mi hogar”

Este miércoles comenzó a distribuirse la implementación gestionada por el Centro Comunitario de Rehabilitación (CCR) del CESFAM Norte para concretar su proyecto “Gimnasio en mi hogar”, iniciativa que llegará a 14 pacientes con Parkinson atendidos por el establecimiento que han visto suspendidos sus talleres de actividad física y cognitiva presenciales, debido a la actual crisis sanitaria.

Con un renovado optimismo y esperanza, las usuarias y usuarios recibieron en comodato –y según sus necesidades particulares y niveles de funcionalidad- bicicletas, trotadora, elíptica, bandas elásticas, anillos de resistencia para yoga, pelotas y pesas, aparatos y elementos que les permitirán retomar de forma virtual sus terapias y reencontrarse con los profesionales del programa y con otras personas con esta enfermedad, quienes se han transformado en amigos.

Álvaro Basualto, director del CESFAM Norte, remarcó la importancia de la continuidad de la atención, sobre todo considerando la población predominantemente mayor que acoge el centro de salud; y de la vinculación de la comunidad con los equipos y de los usuarios entre ellos, lo cual ha motivado la creación y la aplicación de nuevas estrategias en este complejo periodo.

“Se ve una necesidad importante de vinculación emocional de nuestros usuarios con nuestros profesionales y eso, sin dudas, nos estimula a generar estrategias alternativas que nos comprometan comunitariamente con nuestra población; por lo tanto, el desafío que tenemos es poder fortalecer estas estrategias para así brindar esta atención territorial en la medida que podamos por la pandemia”.

UNA LUCHA DIARIA
Días buenos y días malos son los que ha afrontado Rosario Lynch (63) desde que le fuera detectada esta enfermedad, hace 7 años. La suspensión de algunas actividades que eran parte de su quehacer, producto de la pandemia, es algo que le ha traído mucha pena, pero intenta ser fuerte y darse ánimo a diario, confeccionando sus hermosas artesanías. Con emoción, destaca que cuenta con el importante apoyo de su familia lo que le permite a ella misma liderar y dar un impulso a otras personas bajo similar condición.

“Con ánimo, con esfuerzo y contenta igual porque voy a tener algo nuevo, poder hacer algo nuevo porque si van a empezar a hacer las terapias sería lindo. Aunque yo sé que nos cuesta, pero nosotros podemos”.

Rolando Inostroza (72) recuerda con orgullo y nostalgia sus más de 40 años como contador. Si bien sus múltiples patologías, entre éstas el Parkinson, lo han llevado a un deterioro importante de su salud, se declara tranquilo y dedicado a su esposa, quien también se encuentra bajo una condición frágil, actualmente. Para él, la llegada de esta implementación es relevante pero lo que más le contenta es el hecho de volver a reunirse –aunque sea a distancia- con usuarios que ha conocido gracias al programa.

“En primer lugar me alegra que me pueda volver a reencontrar, aunque sea a la distancia –vía Zoom-, pero con mis amigos de los grupos y con las personas que nos atendían allá, en forma presencial”.

Luis Contreras (62) sigue activo pese a la enfermedad. Realiza trabajos de construcción esporádicos y se transporta en bicicleta a sus labores, por lo que la llegada de una bicicleta fija y la de otros elementos le ayudarán a fortalecerse y a evitar un mayor daño, cree. A ello deberá sumar el desafío de actualizar sus conocimientos para poder conectarse a las sesiones.

“Estábamos en eso nosotros y después, por esta cuestión que pasó, no tuvimos más. Antes todos los lunes, de las 10 hasta las 11, teníamos taller; y los días miércoles tenía taller por el hombro por cuando me caí por ir a jugar a la pelota. Pero gracias a Dios, he estado bien”.

El proyecto “Gimnasio en mi hogar”, que utilizará la plataforma Zoom para su ejecución, partirá en las próximas semanas. Junto con la entrega del equipamiento a los participantes está considerada una breve capacitación en nuevas tecnologías, la cual llevarán a cabo los mismos profesionales del CESFAM.

 

Accesibilidad