Contigo Construyendo Ciudad
8 octubre, 2021

Adultos mayores del CESFAM Dos de Septiembre disfrutaron de cuencoterapia al aire libre

Por Pablo Novoa Novoa

Las y los asistentes al programa Más Adultos Mayores Autovalentes del CESFAM Dos de Septiembre pudieron concretar un anhelado reencuentro gracias al evento desarrollado esta semana en la laguna Esmeralda, el cual incluyó terapia de cuencos, actividad física y recreación.

Yésica Arzúa, terapeuta ocupacional del programa, contó que la ejecución de esta actividad era algo muy esperado por quienes forman parte de la iniciativa, personas mayores inscritas en el CESFAM procedentes de diferentes sectores urbanos y rurales de su área de influencia.

“Como nosotros les hacemos seguimiento diario, mensual a los adultos mayores que están bajo nuestro bajo control ellos siempre manifestaban la soledad que presentaban, el no poder participar de las actividades como antes; entonces, siempre se manifestó como el tema de estar solos, de salud mental”.

La cuencoterapia estuvo a cargo de Lucy Jure, enfermera con una amplia experiencia en medicina complementaria y referente a nivel nacional en este tema, quien destacó la serie de beneficios que esta disciplina vibracional aporta. Entre éstos, entregar relajación y tranquilidad a quienes se someten a ella.

“La terapia de cuencos es una terapia que tiene que ver con la vibración. Es una terapia vibracional y que ayuda a que las personas se armonicen, ¿cómo lo van a sentir? Como lo que ellos dijeron aquí, las personas mayores y todas las personas, que se sienten más relajados, que se sienten más equilibrados, se pueden sentir más felices. Ése sería un beneficio que tenemos en relación a las terapias”.

USUARIOS MOTIVADOS
Próxima a cumplir 90 años Raquel Sepúlveda, vecina que vive en una zona campestre camino a Nacimiento, no tuvo dudas y se levantó a las 6 de la mañana para estar a la hora en esta esperada cita. Alimentó a sus animales y emprendió el rumbo para poder ver a sus amigas y amigos, tras casi 2 años de obligado alejamiento.

“Salí a las 8 de la mañana. Le di comida a mis gallinas, a mis perros, para venir a ver esta actividad que iban a hacer hoy día. Me tenía desesperada que no podíamos juntarnos –yo soy también muy querida por mis compañeras, me tienen todas muy buena voluntad-, entonces deseaba venir a esto. Es muy bonito que se esté permitiendo hacer estas cosas en Los Ángeles”.

Si bien considera que no es su caso, ya que cuenta con una extensa red de apoyo conformada por sus hijos y nietos, lamentó que muchos adultos mayores quedaron en situación de abandono producto de la pandemia y, por eso, remarcó la utilidad de este tipo de eventos llevados a cabo por su CESFAM.

Noticias relacionadas

Accesibilidad