Tras completar su correspondiente preparación, apoyada por el Instituto Nacional de la Juventud, Injuv, adolescentes de Santa Fe fueron certificados como forjadores sociales.

Los líderes juveniles han hecho y seguirán haciendo, desde su mirada, una gran contribución al trabajo comunitario del CESFAM rural santafesino, comprometiendo su participación y acciones de cara al mejoramiento integral del establecimiento, destacó Óscar Burgos, director de este recinto de atención primaria.

“Los jóvenes –aquí vemos- sí se interesan, quieren participar, necesitan estar dentro del CESFAM y nosotros los necesitamos. No solamente porque tenemos que hablar de VIH, de sexualidad; tenemos que hablar de la sociedad y de los aportes que pueden entregar ellos en todo esto que están haciendo. A través del juego, a través del arte, a través de su integración podemos hacer, realmente, prevención y promoción de la salud. Así que aquí quizás los más beneficiados, inicialmente, somos nosotros como equipo de salud al poder abrirnos a la juventud, ellos aquí con su actitud y participación nos enseñan que esto es posible”.

Fernanda Albornoz (16), procedente del sector Las Quilas, fue una de las satisfechas adolescentes con este proyecto postulado por el consejo de desarrollo del CESFAM a Injuv, del cual se obtuvo financiamiento para ejecutar diversas activas formativas y recreativas, incluyendo una salida para hacer canopy y rappel en el complejo turístico Altos de Malalcura, en la comuna de Antuco.

“Fue una experiencia divertida, porque pude conocer gente que no conocía, pude sacar más personalidad; las actividades eran súper recreativas, de hecho las vacaciones cuando terminó, extrañaba mucho esta actividad porque la pasaba muy genial, me distraía de las cosas que hacía en la casa, dejar el teléfono a un lado. Ésta es una experiencia súper genial que pueden hacer los adolescentes porque no toda la vida se trata de estar metido en el teléfono, sino de experimentar las cosas que pasan”.

Además de capacitarse en trabajo en equipo, liderazgo y en otras temáticas afines, los participantes plantearon sus necesidades de salud a través de un diagnóstico participativo, por lo que se espera que su aporte inicial como monitores ayude también a la propagación de hábitos saludables en la comunidad santafesina, especialmente entre sus pares.