Una notable actividad, que mostró el compromiso de los estudiantes de este establecimiento con el buen trato a las personas mayores, efectuó el liceo agrícola y forestal El Huertón junto al CESFAM Nororiente y a unos 30 participantes del programa Más Adultos Mayores Autovalentes que ejecuta el centro de salud familiar.

Su objetivo fundamental fue poner sobre la mesa la problemática del maltrato hacia el adulto mayor el cual, de diferentes formas, ocurre en este segmento etario, pero planteándolo positivamente, es decir, como una oportunidad de contribuir con pequeñas acciones al cambio de esta realidad, sostuvo la terapeuta ocupacional Joselyn Castro.

“Otorgarle el buen trato al adulto mayor, que generemos conciencia no solo en nuestras casas, sino cuando vamos al centro, por ejemplo, darle la preferencia a las personas mayores; en un colectivo, el asiento delantero. Son cosas tan simples, pero que uno ve que a diario no se hace, todos vivimos en un individualismo, entonces en eso generar conciencia. Como partir desde la casa, partir en cosas pequeñas para después ya llegar a lo más grande que son las mismas políticas públicas que tienen vacíos gigantes, entonces ésa es la idea”.

BUENA EXPERIENCIA
Desde la perspectiva de las personas mayores, el encuentro fue también una instancia para transmitir conocimientos muy valiosos a los estudiantes, rescató Cristino Espinoza (74), uno de los invitados al evento.

“Yo no tuve abuelitos, por ejemplo, pero sí me gustaría que los jóvenes participaran más con la gente adulta, que la respetaran, que aprovechen de su experiencia. La experiencia del adulto mayor es muy buena, esa experiencia no se la da ningún colegio, solamente la da la vida, lo que uno ha vivido”.

Gerardo Muñoz, encargado de convivencia escolar del liceo, destacó que lo ejecutado involucrará un importante aprendizaje para su alumnado.

“Para nosotros es grato tener al CESFAM Nororiente porque hemos ido trabajando en distintas oportunidades con ellos y es un honor tener esta posibilidad de tener a estas personas y que compartan con nuestros alumnos, que son una edad diferente. Estamos colocando una edad que ya son –llamémoslo así- juventud con experiencia y que es positivo para nuestros alumnos también”.

En similares términos Matías Contreras, alumno del cuarto “B” del recinto educacional, reconoció que existen situaciones de trato que –como sociedad- se pueden mejorar para dar el respeto que se merece a este grupo de personas.

“Por mi forma particular, lo que he visto, pocas veces he visto que se ha maltratado o que se ha hecho algo mal con un adulto mayor. Sí en las micros lo he visto, cuando a veces no está el respeto de dar el asiento cuando sube un adulto mayor o el chofer a veces, de parte de él la conducta no es muy buena con el adulto mayor”.

Este encuentro intergeneracional involucró un conversatorio en el que se analizaron distintos casos, de manera de generar debate y arribar a propuestas de solución; números artísticos, entrega de regalos y una aplaudida dinámica que incluyó actividad física moderada y masajes de relajación.