Este 11 de abril se conmemora el Día Mundial del Parkinson y, en ese contexto, pacientes con esta enfermedad del CESFAM Norte “Dr. Atilio Almagiá Pereira” fueron parte de una charla organizada por el Centro Comunitario de Rehabilitación (CCR) del establecimiento en la que se trataron diferentes aspectos de su patología.

Lianny Peñaranda, médico becada de salud familiar, fue una de las profesionales que participó en esta actividad y explicó de qué se trata este mal, que actualmente afecta a unas 7 millones de personas en el mundo.

“La enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa, que no tiene una causa específica aparente, pero sí está establecido que puede ser hereditaria, tiene un patrón genético; por algún tipo de traumatismo neurológico severo, daño neurológico severo previo”.

Así como sus causas no están determinadas claramente, tampoco existen medidas preventivas específicas aunque -según los estudios respectivos- la actividad física puede retardar su aparición y el avance de sus diferentes estadios.

Las sucesivas etapas de la enfermedad están dadas por el temblor corporal, la disminución de la longitud o lentitud de los movimientos, utilización de órtesis y  dependencia severa. Igualmente, se manifiestan dificultades en el lenguaje y en la expresión facial, indicó Peñaranda, agregando que la atención primaria de salud está suficientemente preparada para recibir a estos pacientes.

“Acá en el CESFAM está lo que es el taller de Parkinson, que se realiza en el CCR. Igual, una vez diagnosticado, se garantiza el tratamiento, el seguimiento –tanto acá en APS como en el CDT-, se deriva al CCR al taller de Parkinson con fonoaudiólogo, con terapeuta ocupacional, con nutricionista”.

Finalmente, la asociatividad –reunirse con otros, no aislarse-, asistir a los controles y terapias; y seguir al pie de la letra las recomendaciones de alimentación son elementos cruciales para convivir de la mejor manera posible con esta patología crónica.