Ante su comunidad organizada el CESFAM Nuevo Horizonte dio cuenta pública de los avances de su gestión, así como de los objetivos trazados para el corto y mediano plazo, siempre enfocados en sus usuarias y usuarios.

María Luisa Proust, profesional a cargo de este establecimiento, destacó como logros de 2018 el buen desempeño en el ámbito de las buenas prácticas, el trabajo en el plan de brechas de certificación del modelo de atención de salud familiar, con énfasis en la calidad de los procesos; y los indicadores alcanzados, con un cumplimiento mayor a un 90% en metas sanitarias y también en IAAPS.

“Las buenas prácticas, una es del desarrollo de lo que es la mesa intersectorial de la infancia y de la adolescencia y la otra buena práctica –que ya llevamos varios años- es el taller de versoterapia. Con los montos asignados se pudo hacer una capacitación a todos los integrantes de la mesa intersectorial en lo que es parentalidad positiva y trato a los niños; y en lo que es versoterapia pudimos seguir cancelando a los docentes y los productos, que son las revistas”.

Proust expresó que su equipo está muy comprometido con su comunidad, de manera de seguir fortaleciendo el servicio entregado y aportando con esto a su mejor calidad de vida.

“El compromiso con la comunidad es seguir trabajando para los usuarios y sus familias, poder ir mejorando en todo lo que es el proceso de acreditación en calidad; esperamos el próximo año poder acreditarnos como establecimiento, el año 2020, para poder entregar a los usuarios atenciones más seguras y de calidad”.

Como desafíos, el recinto de atención primaria de salud se propuso potenciar su desarrollo como centro formador de médicos de familia, en el marco de la estrategia de CESFAM “semilleros” y organizaciones que aprenden.

También, avanzar en aspectos cualitativos del proceso de certificación del Modelo de Atención Integral de Salud, MAIS; y conseguir la reacreditación como lugar promotor de la salud, entre otros.