El tornado reciente generó diferentes daños en cientos de hogares. Transcurridos ya cinco días, poco a poco las familias damnificadas comienzan a reconstruir sus hogares con el temor además, de la llegada de nuevas precipitaciones.

La aplicación de las Fichas Básicas de Emergencia (Fibes), por parte del municipio, tuvo como objetivo tener un catastro de los vecinos que tuvieron deterioros en sus casas. Esta información, posteriormente sirve asignar los subsidios que correspondan para poder devolver la habitabilidad lo antes posible a las familias.

El alcalde Esteban Krause, recorrió nuevamente los sectores afectados con el objetivo de supervisar la correcta entrega de ayuda por parte de los funcionarios municipales, la cual comenzó desde el mismo día de la catástrofe. “Este evento nos pegó fuerte a todos y es por eso que desde el municipio activamos toda la ayuda correspondiente, hemos movilizado a todos los departamentos y oficinas para que así nos dediquemos en exclusivo a atender a quienes más daño sufrieron”.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.