Un concurso de sketch infantiles alusivos a la temática y la entrega de un reconocimiento a 2 usuarias que lograron abandonar el hábito tabáquico fueron los elementos principales de la conmemoración del Día Mundial sin Fumar llevada a cabo, durante esta jornada, por el CESFAM Sur “Dr. Pablo Murúa Barbenza”.

Alumnos del liceo Carlos Condell, del colegio Santo Tomás de Aquino y de la escuela Arcoiris dieron vida a la primera parte, transmitiendo a través de su actuación su mensaje positivo en torno a la adopción de hábitos de vida saludables, lejos del cigarrillo. En ese sentido, Víctor Hugo Muñoz, director del CESFAM Sur, indicó que afrontar esta problemática desde la prevención y desde la promoción de salud, es algo fundamental.

“La idea es invitar a la comunidad a que tome conciencia de los efectos negativos que tiene el hábito tabáquico y, más especialmente, en los niños que están recién formándose de tal manera que tengamos una comunidad saludable y que no tenga que sufrir las graves consecuencias que provoca el fumar en forma cotidiana. En ninguno de los casos nosotros vamos a fomentar hábitos que no sean en relación con la vida saludable; por lo tanto, como CESFAM, tenemos que buscar la participación -en lo posible de todos los colegios del sector-, de tal manera que cada día tengamos más jóvenes que no tengan el hábito”.

Fernando Muñoz, kinesiólogo de este recinto de atención primaria, explicó que los daños del cigarrillo impactan en la salud, en el costo sanitario e, inclusive, en aquéllos que no fuman. En lo individual, los perjuicios se observan a todo nivel, ya que fumar afecta el sistema  respiratorio, neurológico, cardiovascular, endocrino y urinario.

“En realidad el cigarro no tiene ningún beneficio más que disminuir la ansiedad durante 2 minutos. Disminuye la ansiedad durante 2 minutos y luego la persona necesita, requiere y es adicta a la nicotina y, finalmente, eso es lo que le genera esa adicción de la cual es muy complejo que ellos puedan salir adelante; hay personas que dejan de fumar durante un tiempo y después recaen y eso es súper normal y es producto de esa sensación de ansiedad y de la adicción que ellos tienen a la nicotina”.

Las usuarias Lucía Vega y Máxima Sandoval recibieron un estímulo por dejar de fumar, lo cual consiguieron gracias al apoyo que el CESFAM brinda –con asesoría psicológica y consejería kinesiológica- a cualquier persona fumadora, inscrita en el establecimiento, que quiera cumplir con ese propósito.