Su completo respaldo al trabajo y objetivos que persigue el movimiento “Guatita de delantal”, a nivel local, brindó el área de salud municipal de Los Ángeles.

Tras sostener un encuentro con Marta Aravena, encargada comunal de Salud,  Katherine Fuentes -secretaria de esta agrupación- manifestó su satisfacción por la acogida dada a su entidad, la cual reúne a personas que por diferentes razones presentan abdomen flácido y que requieren una cirugía bariátrica y una abdominoplastía.

Indicó que la idea es fortalecer la labor iniciada hace algunos años que ha permitido la adhesión de 2.556 socias –en su mayoría- a lo largo de todo el país. En Los Ángeles, 43 personas -41 mujeres y 2 hombres- se han sumado a esta iniciativa, planteó, añadiendo que la invitación es abierta inclusive para quienes son de otras comunas de la provincia de Biobío.

“Nosotras tenemos socias que son desde los 15 hasta los 65 años. Los requisitos para esta cirugía es que tengan las ganas de ser partícipes, que tengan las ganas de asistir a las reuniones y que tengan el abdomen flácido, porque no van a ir personas que no tienen para hacerse reconstrucción. Nosotros estamos luchando para las abdominoplastías y para las bariátricas, porque hay personas que no pueden bajar de peso”.

En 2018, el Senado aprobó $2.500 millones para abdominoplastías. No obstante, el objetivo es poder incrementar dichos recursos y, por otra parte, contar efectivamente con los cupos y los especialistas para la realización de las operaciones.

“Nosotras nos llamamos obesas, no ‘gorditas’ porque no nos gustan los diminutivos. Han sido obesas de antes y no han podido bajar o han tenido una baja considerable y quedaron con el abdomen flácido. Personas que no pueden encontrar trabajo debido a eso porque no es solamente algo estético, es algo psicológico; personas que no pueden encontrar trabajo, que no pueden ser mamás debido al peso, que son discriminadas por su familia en algunos casos, por sus maridos”.

COMPLETO RESPALDO
Marta Aravena expresó que una de las primeras medidas de apoyo a esta agrupación será socializar su funcionamiento poniéndolo en conocimiento de directores de CESFAM y en instancias tales como consejos de desarrollo, de los cuales se espera también que pueda participar activamente junto a las demás organizaciones.

De esta manera se podrán mejor dirigir los esfuerzos de la salud comunal para abordar y dar soluciones a esta problemática, lo cual debe ser complementado –necesariamente- por el resto de la red asistencial, vale decir, el Servicio de Salud Biobío, añadió.

“Por lo tanto, nosotros como atención primaria vamos a brindarles las atenciones que corresponden con nuestro nivel de atención y haremos lo que corresponde y lo que ellas requieran, ya sea en lo que tiene que ver con alimentación, en acompañamiento de actividad física y en acompañamiento psicológico. Y también un diagnóstico y una valorización médica”.

El movimiento efectúa sus encuentros los primeros viernes de cada mes, en la oficina ubicada en Lientur 220.