Hasta el CESFAM Nororiente se trasladó la muestra pictórica – fotográfica “Artes visuales, Atención Primaria de Salud e inclusión comunitaria”, proyecto itinerante de la Universidad de Concepción sede Los Ángeles que acerca la cultura a diferentes espacios comunitarios y que permanecerá en el recinto de salud comunal ubicado en la población Endesa, hasta fines de abril.

La exposición, que durante marzo se instaló en el CESFAM Dos de Septiembre, supone un aporte también desde el enfoque integral de la salud, yendo a lo que propone el modelo de salud familiar, rescató Deyanira Jara, directora del CESFAM Nororiente.

“Para el usuario tanto interno como externo es una oportunidad de acercarnos al arte y a la cultura a través de una muestra de pinturas y de fotografías que nos muestran la evolución de la comuna en vistas aéreas muy bien logradas en los marcos que estamos viendo, en las pinturas, en los óleos, en el colorido; así que es una tremenda oportunidad para nosotros, también, enlazar la salud con el arte, como una forma de hacer terapia con nuestros usuarios”.

Esteban Cárdenas, docente de la Universidad de Concepción, responsable de este trabajo junto a Gustavo Godoy, manifestó su satisfacción por la respuesta recibida por esta propuesta cultural la cual –sumando a los CESFAM Dos de Septiembre y Nororiente- llegará a casi 80 mil personas.

“Creemos que esta itinerancia sabíamos qué es lo que queríamos, pero en la forma en cómo está llegando a la comunidad es una manera insospechada que, para nosotros, nos mantiene muy contentos porque –la verdad- el compromiso de la propia comunidad, la predisposición de la gente del CESFAM Nororiente de abrirnos las puertas –apoyándonos con el propio montaje de la exposición- para nosotros eso es también un plus que nos permite seguir avanzando y creer en nuestro proyecto. Y que, por lo demás, le hemos ido dando difusión y también hemos ido contribuyendo al tema de la extensión cultural, a la vinculación con el medio y que para la Universidad de Concepción es fundamental”.

La iniciativa, denominada “RV30”, corresponde a un conjunto de fotografías –capturadas con un dron- y de pinturas –que recrean esas vistas aéreas- que representan diferentes fragmentos iconográficos de la provincia de Biobío y de nuestra comuna, de los últimos 30 años.