28 familias de la Población Domingo Contreras Gómez, recibieron de manos del Director de Desarrollo Comunitario  Norman Garrido, sus dispositivos a control remoto, que les permitirán operar sus alarmas comunitarias.

La importancia de esta entrega radica en que este sector es altamente vulnerable, por lo que a través de las alarmas comunitarias se entrega seguridad principalmente a un importante numero de adultos mayores, los que se organizaron con su Junta de Vecinos, para postular a este programa.

Recordemos que este sistema fue gestionado a través de la Oficina de Seguridad Comunal dependiente de la Dirección de Desarrollo Comunitario de la Municipalidad de Los Ángeles, y consta de una sirena y una baliza, las que son activadas mediante controles remotos. Estas funcionan con dispositivos inalámbricos  entregando un significado a cada sonido, es decir alerta además la ocurrencia  de cualquier otra emergencia, como accidentes, emergencias médicas o incendios.

“La importancia de esta actividad es incentivar la participación ciudadana porque es un elemento protector de las personas que viven en los barrios y poblaciones, porque de esa manera se pueden prevenir ser víctimas de delitos o emergencias, llamando así la atención de sus vecinos en caso de necesitar apoyo.”Manifestó Norman Garrido Director de Desarrollo Comunitario.

Una vez alertados por el sonido, los vecinos tienen el compromiso de activar las suyas y, según corresponda, prestar ayuda al vecino afectado o contactar organizadamente a Carabineros.

“Esto nos permite tener más seguridad en el barrio, los sentimos  más protegidos, ya que hay mucha gente adulta mayor. Tuvimos  la posibilidad de que aquellos que quisiéramos  pudiéramos poner alarmas en las casas, esto nos permitió que 80 personas se organizaran y juntaran  el ahorro previo de $5.000 el resto lo puso la municipalidad”. Indicó Ana Reyes, Presidenta Comité Vecinal de Desarrollo de la Población Domingo Contreras Gómez.

Cabe indicar  que a la fecha son más de 1200 familias en Los Angeles, las que ya  cuentan con sus sistemas de alarmas comunitarias, grupos que se organizaron  a través de su Junta de Vecinos, presentando planes de trabajo en seguridad Ciudadana para sus respectivos barrios (plaza, calle o pasaje) y estaban inscritos en el Programa Alerta Hogar, requisitos que obligadamente debían cumplirse para postular al Proyecto de Alarmas Comunitarias.