Alrededor del 80% de las cuidadoras de pacientes con dependencia severa que pertenecen al CESFAM Dos de Septiembre presentan una importante sobrecarga física, emocional y espiritual derivada de la responsabilidad que implica estar a cargo, de forma permanente, de un familiar o ser querido.

Para contrarrestarlo, el equipo de atención domiciliaria del establecimiento programó durante 2019 diferentes jornadas de autocuidado para estas personas, la última de las cuales involucró una sesión con terapias complementarias llevada a cabo en el Centro Holístico Integral de Promoción de Salud, CHIPS, del CESFAM.

La enfermera Marietta León indicó que esta sobrecarga es totalmente esperable, dado que muchas son cuidadoras únicas y varias de ellas padecen patologías crónicas cardiovasculares u osteoarticulares que hacen más compleja su tarea.

“La idea es que las cuidadores y cuidadores se vayan con herramientas para que les sirvan y sean capaces de realizar pequeñas terapias de relajación en sus domicilios y puedan calmar la angustia, bajar el estrés, disminuir su sobrecarga a través de estas terapias y que ellas solas las puedan hacer en domicilio o hacérselas a otros familiares”.

Además de la sesión de terapias complementarias que llevó a cabo la enfermera y terapeuta holística Lucy Jure se repasaron en esta oportunidad otros aspectos como, por ejemplo, la relación de respeto que debe existir entre el equipo de salud –conformado por médico, enfermera, kinesióloga y TENS- y los pacientes, basada en la carta de deberes y derechos de los usuarios.

Actualmente, según el último registro disponible, el CESFAM Dos de Septiembre contabiliza a unas 110 cuidadoras de pacientes con dependencia severa.