El alcalde de Los Ángeles, Esteban Krause y el jefe técnico regional de Gendarmería, Marcelo Castillo suscribieron esta tarde un convenio de colaboración que facilita la implementación de la pena Prestación de Servicios en Beneficios de la Comunidad, descrita en la Ley 20.603. Dicha ley establece penas sustitutivas a la privación de libertad para personas con condenas inferiores a 300 días que cumplen libertad vigilada y que pueden cumplir su pena prestando servicios en beneficio de la comunidad (PSBC).

En la actividad, realizada en la sala del concejo municipal de la Municipalidad de Los Ángeles, estuvieron presentes las concejalas Teresa Stark, María Barra y Miriam Quezada, el director de desarrollo comunitario, Norman Garrido, además, de funcionarios de Gendarmería y de Seguridad Comunal, quienes fueron participes de este avance en materia penal, que apunta a la rehabilitación de personas que cometieron un delito menor.

“La Municipalidad hace un esfuerzo importante en el tema de la prevención y creemos que a través de este convenio damos un paso importante para generar oportunidades para nuestros vecinos que en algún momento cometieron un delito y no es razonable que pasen esa condena en la cárcel, y tengan obligaciones distintas a cumplir la condena encerrados”, manifestó el alcalde Esteban Krause.

La primera autoridad de la comuna indicó que la Municipalidad de Los Ángeles proporcionará cupos laborales no remunerados para cubrir faenas de aseo, reparación, construcción, estafeta, conducción y otros oficios que se adaptan al perfil de las personas condenadas y las necesidades del municipio.

“Queremos dar un espacio en distintas áreas de la municipalidad para recibir a los personas que cumplan una condena pero pensando en la rehabilitación.  Queremos avanzar en generar un espacio de rehabilitación y dar oportunidades para las personas, y en definitiva, que sea la cárcel el último recurso para  que paguen a la sociedad el delito realizado”, expresó.

Este modelo pretende evitar el hacinamiento carcelario y facilitar la reinserción social de delincuentes primerizos, con condenas menores.  Además, busca que la persona no vaya a la cárcel y aprenda conductas asociadas al delito.

Marcelo Lillo, jefe técnico regional de Gendarmería detalló que en Los Ángeles serán diez las plazas mensuales para el cumplimiento de condenas, con un total de 120 personas en el año.  “Aquí hay un trabajo muy importante que hace la jefa del Centro de Intervención Social de Los Ángeles.  Se trata de personas con bajo compromiso delictual con condenas inferiores a 300 días y que cometen delitos menores y son condenados a pagar una multa”, explicó.

Cabe indicar, que 276 penados podrían quedar afectos a la PSBC en la provincia del Biobío, bajo la supervisión del Centro de Reinserción (CRS) de Los Ángeles.