Gracias a 3 buenas prácticas adjudicadas desde el Servicio de Salud Biobío y a un convenio de colaboración suscrito con Cemujer, el CESFAM Norte de Los Ángeles pudo ejecutar en 2018 un gran trabajo desde el ámbito preventivo y promocional, a través de talleres con carácter integral dirigidos a grupos específicos de su comunidad.

Los participantes de estas iniciativas exhibieron todo lo aprendido y recibieron su correspondiente certificación en una ceremonia que contó con la presencia del alcalde Esteban Krause, quien destacó la importancia de que la atención de salud municipal pueda ofrecer alternativas para abordar las enfermedades no solamente desde el punto de vista físico o mental, sino también desde lo espiritual.

“Muchas de las acciones que se han realizado y de las que hemos podido disfrutar tienen que ver con eso. Cómo a través del arte, a través de las manualidades, a través de la guitarra, del canto, las personas pueden tener mejores condiciones para enfrentar problemas de salud, para enfrentar nuevas situaciones que van generándose por un tratamiento médico o por la edad y eso está muy, muy, muy bien”, enfatizó el jefe comunal.

“Muévete, come sano y sé feliz”, intervención en actividad física y alimentación saludable ejecutada por ya 8 años en establecimientos preescolares del área y que tiene como cierre las tradicionales “mini olimpiadas”; “Autocuidado con enfoque de género”, que considera talleres de pintura, telar, expresión corporal y teatro; y “Acciones de prevención secundaria bajo el modelo integral de salud familiar comunitaria, con música, mosaico, huerto, fueron las materializadas esta temporada.

NUEVAS MAQUILLADORAS
En cuanto al proyecto con Cemujer, se trató de “Maquillaje y color”, el cual involucró un trabajo de 8 meses que culminó con la habilitación de las participantes como maquilladoras propiamente tales, lo que cual les abrirá una nueva opción para insertarse laboralmente.

Irma Robles, directora del CESFAM Norte, también se declaró muy satisfecha por el resultado de estos talleres, que han dado un sello particular al centro de salud familiar y a su trabajo comunitario.

“La salud en realidad, más que corporal, emocional de las personas. Y realmente ellos se han conectado porque el logro de hacer una actividad distinta pero, a través de eso, mejorar su salud integral los ha motivado a estar todo el año trabajando con nosotros así que lo agradecemos”.

En la actividad estuvieron presentes también María José Rodríguez, directora de Desarrollo Comunitario; Claudia Tapia, encargada de Cemujer; y Marta Aravena, encargada Comunal de Salud.