Un nuevo encuentro de intercambio de semillas y de saberes tradicionales, esta vez convocando a vecinas y vecinos de Chacayal Norte y Sur realizó el CESFAM Nororiente de Los Ángeles.

Enmarcada en el programa de Equidad Rural y financiada como una buena práctica por el Servicio de Salud Biobío, esta actividad ha tenido una excelente respuesta por parte de la comunidad que ha visto en ella una oportunidad de autocuidado de la salud física y mental.

Precisamente Pamela Toloza, enfermera y coordinadora del equipo de salud rural del CESFAM, recalcó que esta instancia -además de fomentar la participación y vinculación con otros- enfatiza en el aporte de los huertos como una herramienta para el bienestar de las personas.

“Es importante que las personas sepan que las hierbas medicinales ayudan a mejorar, ayuda a que las personas se puedan recuperar; entonces la idea es poder generar este cambio de mentalidad en las personas y que lo usen como un coayudante en la recuperación de su salud”.

María Povea (79), dirigente social y presidenta del comité de salud de Chacayal Sur se declaró como “una enamorada” de las hierbas medicinales. Las consume a diario, para dar respuesta a diferentes necesidades, e invitó a que el resto lo haga también como una manera de complementar los tratamientos indicados por su médico, o de manera preventiva.

“Bueno, lo que yo habitualmente consumo es la borraja para mis resfriados; es el toronjil cuando tengo por ahí algo de apretamiento de mi pechito porque uno no siempre está alegre; lo otro la caléndula, que es una hierbita que sirve para muchas cosas; tengo también la propiedad que da el llantén, y así sucesivamente, todas las hierbas tienen un porcentaje de ser efectivas para algo”.

Recalcó que para ella esta actividad implicó aprender, entregar conocimiento y relacionarse con otras personas y con la comunidad en general.