Una completa orientación en respuesta a las crecientes necesidades de salud expresadas por su comunidad de usuarios haitianos realizó el CESFAM Norte “Dr. Atilio Almagiá Pereira”.

La actividad estuvo a cargo Lianny Peñaranda, médico becada de salud familiar de este establecimiento, profesional de origen venezolano y que llegó a nuestro país hace 3 años, desempeñándose desde abril de 2018 en el centro de salud familiar de avenida Los Ángeles.

“Lo que pasa es en mi realidad de cuando llegué –yo soy extranjera- vi la problemática que surgía en cuanto a las limitantes que hay en las atenciones de salud más que todo, no porque no haya la atención en salud, sino por la falta de conocimiento que se le da a la comunidad y más que todo a la población extranjera. Yo, ésta es la tercera actividad que hago con extranjeros. En el mes de mayo hice una con venezolanos, en junio con colombianos y ésta fue la última que vine realizando porque tenía limitación en cuanto a conseguir quién me tradujera”.

Básicamente, la exposición apuntó a enseñar a esta comunidad el buen uso de la red asistencial; por ejemplo, dónde acudir en caso de una urgencia y también lo relacionado con lo preventivo y promocional, además de otros temas que serán abordados próximamente, a partir de lo planteado por los propios invitados a ese encuentro, indicó Peñaranda.

“Cuando llegué al CESFAM, en las salas de espera, iba casi todos los días a conversar con las personas que llegaban y veía siempre –más que todo a los extranjeros- perdidos, desorientados; no sabían dónde ir, dónde llevar a su hijo a atenderse, dónde si necesitaban una hora dental. Preguntando más que todo ‘¿en el caso que me enfermare dónde debo acudir?’ Entonces, por eso, en coordinación con la directora –señora Irma (Robles)- y con mis tutoras les planteé la problemática que yo estaba viendo”.

Hasta agosto de 2017, la población extranjera del CESFAM Norte no superaba los 50 usuarios; en el presente, ésta alcanza casi los 200, mayoritariamente haitianos, pero también con presencia de venezolanos y colombianos.

La educación se efectuó junto a la fundación Redin (Red Inmigrante) y al CESFAM Dos de Septiembre, recinto de atención primaria que cuenta con un facilitador intercultural, persona haitiana que maneja perfectamente el castellano y que se ha transformado en un importante nexo entre el equipo de salud y sus compatriotas.