Aracely Monserrat es el nombre de la niña nacida el viernes 5 de octubre en el CESFAM Entre Ríos de Los Ángeles.

La pequeña, quien es la segunda hija del matrimonio conformado por los vecinos Deidamia Sáez y Daniel Avello vino a este mundo en perfectas condiciones, en medio del control de salud que correspondía a su madre. Éste, de ser un hecho completamente rutinario derivó en un inesperado acontecimiento el cual –gracias a la preparación del equipo- fue afrontado correctamente, sin ningún tipo de consecuencias negativas para la progenitora ni para su bebé.

Daniela Placencia, matrona del CESFAM Entre Ríos, relató cómo se desarrolló este suceso, impensado pero a la vez muy satisfactorio para ella desde el punto de vista profesional.

“Salí y era una paciente, la paciente de las 11, la embarazada, que estaba con trabajo de parto. Ahí empezamos a gestionar, llamaron al doctor para que bajara a examinarla, la pasamos a una sala del SAR y el doctor la examinó y se dio cuenta que ya estaba con un trabajo de parto en fase activa. Llamamos a la ambulancia, mientras esperábamos que llegara la ambulancia se desencadenó todo; la paciente rompió membrana y ocurrió el parto”.

Juan de Dios Saa, médico del establecimiento, fue el encargado de liderar el nacimiento de Aracely, el cual se materializó en la sala de urgencias del Servicio de Alta Resolutividad, SAR, continuidad del centro de salud familiar. Tras ello, tanto la madre como su hija fueron derivadas a la unidad de Neonatología del complejo asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz” de nuestra ciudad.

“No hubo más que atender el parto y el guagüito nació a las 11 y media. Fue una niña, tuvo un buen parto, buenas condiciones porque nosotros como CESFAM y como SAR estamos bien preparados para eso, bien capacitado el personal, así que ninguna complicación. Felicitar queda a todo el equipo, al equipo de matronas, las enfermeras, técnicos paramédicos y quien les habla. Cumplimos con una misión para la cual nosotros estamos siempre aquí, preparados para atender a la comunidad”.

Además de la capacitación continua recibida por los funcionarios para hacerse cargo de diferentes urgencias, los CESFAM de Los Ángeles están dotados con los denominados kits de parto, paquetes con artículos especialmente destinados para atender este tipo de casos.

Todos estos recursos son financiados con el presupuesto de salud comunal el cual depende –en casi su totalidad- del ingreso per cápita aportado anualmente por el Ministerio de Salud.