Con una importante participación de sus integrantes, el consejo de desarrollo del CESFAM Nororiente ejecutó su diagnóstico participativo, herramienta de trabajo fundamental orientada a la mejora continua a través del involucramiento de la comunidad organizada en las decisiones de salud.

Precisamente, fueron los actores claves de esta agrupación que funciona de la mano del CESFAM, entre éstos docentes de las escuelas del radio de acción del establecimiento, dirigentes vecinales del área urbana y rural, representantes de comités de salud, entre otros, los que intercambiaron opiniones, discutieron y expusieron los problemas o necesidades que viven a diario como usuarios o comunidades, enfatizó Carolina Pino, asistente social y asesora del consejo.

“Ellos empiezan a conversar sobre sus recursos como comunidad y cómo pueden aportar también a la solución o a parte de la solución del problema que ellos identificaron”.

PROBLEMAS DETECTADOS
Dentro de las dificultades identificadas y priorizadas estuvieron la ineficiente infraestructura del CESFAM Nororiente, la limitación de acceso a atenciones de salud para usuarios del sector rural, el incremento de familias despreocupadas en el cuidado de niños y adolescentes y el sobrepeso y obesidad en niños y adolescentes, por mencionar los principales.

Estos insumos, que involucran las realidades de los diferentes sectores, serán afinados y luego considerados en el plan de acción del centro de salud familiar correspondiente a 2019, siendo una valiosa orientación para ejecutar las mejoras requeridas según los recursos disponibles.