El Centro Municipal del Integrado Visual –CEMIVI- fue uno de los tres ganadores en el país del concurso “Mirada Inclusiva” que organizó Fundación Mis Talentos con el objetivo de sensibilizar a las comunidades educativas en estrategias que favorecen la inclusión de estudiantes con ceguera y baja visión, en contextos de educación regular.

El concurso consistió en la presentación de un ensayo, que en el caso de CEMIVI, fue presentado por las profesoras Paulina Beltrán y Jéssica Salgado, narrando la experiencia de inclusión de una estudiante con discapacidad visual severa. Este caso correspondió a Catalina Cid, alumna de 7º básico del Liceo Coeducacional, donde funciona el CEMIVI, que ha sido usuaria del Centro desde que tiene un año de edad, dada su condición de ceguera.

Dentro de la experiencia relatada en el ensayo, las docentes diferenciales explican que a pesar de su condición, Catalina desde pequeña sobresalió por sus ganas de ser tratada en igualdad de condiciones y oportunidades. No obstante, este año se vio enfrentada a un nuevo desafío: el ingreso a la enseñanza media, lo que implicó un cambio de establecimiento, de profesores y compañeros. “El compromiso ha sido desde el inicio, tanto de parte de nuestros directivos como de los docentes. Se han brindado los tiempos y los espacios para que ellos aprendan signografía braile, se están comprando los materiales, tienen grabadoras para las materias en audio, etc. Asimismo, los compañeros están muy contentos, también aprendieron braile y están empezando a estudiar técnicas de bastón para apoyarla. La verdad es que ha sido un excelente trabajo en equipo”, sostuvo la profesora Paulina Beltrán.

Gracias a este concurso, Catalina recibirá un notebook y una de sus profesoras un tablet, además de capacitación en tiflotecnología y estrategias de inclusión educativa.

Función de CEMIVI

A cargo de tres profesoras de Educación Diferencial, el CEMIVI entrega apoyo en aspectos específicos a 24 alumnos de establecimientos municipales de la comuna de acuerdo a su condición visual, a través de técnicas instrumentales (braille y matemáticas para niños ciegos), orientación y movilidad (uso del bastón), tiflotecnología (computación adaptada a discapacidad visual), eficiencia visual (entrenamiento de ayudas ópticas) y ABD (técnicas para la vida diaria).