Un total de 12 jóvenes mujeres provenientes de Haití y que viven en Los Ángeles, recibieron instrucción durante tres meses sobre cocina básica chilena, en una iniciativa desarrollada por el Centro Integral de la Mujer con apoyo de la agrupación católica Obra del Pequeño Cottolengo, de una monitora en el oficio gastronómico y de un traductor en creol -español.

De esta forma, las felices certificadas recibieron conocimientos sobre gastronomía tradicional chilena, esto con el objetivo de que a través de esta instrucción, puedan insertarse en el mundo laboral con alguna actividad económica ligada al comercio de sus productos o una colocación de trabajo.

Esta iniciativa se suma al trabajo que desarrolla la Oficina de Migración Municipal, que presta asesoría social y legal a los migrantes, así como también apoyo en materia laboral, por parte de la Oficina Municipal de Intermediación Laboral.

El Centro Integral de la Mujer, ya se encuentra trabajando en el desarrollo de nuevos cursos dirigidos a mujeres migrantes, durante el transcurso del segundo semestre de este año.