El 2 de enero de 2018 comenzará a funcionar en los 7 CESFAM y 6 CECOSF de Los Ángeles el Sistema de Atención Clínica (SAC), sistema de registro informático de pacientes que integra a toda la red de salud de la provincia de Biobío y que reemplazará a Rayen, el cual operó para los establecimientos de salud primaria de la comuna desde 2010 a la fecha.

Es probable que la “marcha blanca” para este nuevo sistema, la cual se extendería durante enero, traiga aparejadas algunas dificultades relacionadas con el agendamiento de horas, duración de las atenciones y registro de las mismas, por lo que –desde la Dirección Comunal de Salud- se llamó a la comprensión por parte de la comunidad en esta fase.

Daniel Morales, jefe de Informática del Servicio de Salud Biobío, explicó que lo anterior se compensa con las ventajas que tendrá su implementación, la principal de éstas el que funcionarios y usuarios puedan acceder a una ficha electrónica centralizada con el historial clínico del paciente anotado en cualquiera de los establecimientos de la red provincial. Esto mejoraría la precisión en diagnósticos y tratamientos y permitiría un ahorro en la utilización de recursos humanos, insumos y medicamentos, al evitar “policonsultas” y doble distribución de fármacos.

“Van a haber cambios y es esperable que este proceso de resistencia, que es lo natural ante cambios en el ámbito de sistemas, pueda generar alguna complicación, pero estamos trabajando con los colegas de la Dirección Comunal para ir minimizando ese impacto en la medida de lo posible; acompañando este proceso de cambio con colegas que van a estar presentes en los establecimientos y que puedan ayudar en este proceso de migrar de un sistema a otro”.

OTRAS VENTAJAS
Otras diferencias a considerar son que el SAC es gratuito, no así su predecesor que significaba un alto costo monetario para la institución; y que el nuevo sistema puede ser corregido y sujeto a mantención de una forma más oportuna, complementó el profesional del Servicio de Salud Biobío.

“Éste es un sistema desarrollado por nosotros, por el equipo local del Servicio; por lo tanto, eso nos da ya una diferencia en cuanto a los costos, eso ya es una diferencia importante. Estamos nosotros aquí directamente, somos los que construimos la aplicación, por lo tanto si hay que hacer adecuaciones estamos más cercanos a los usuarios, son usuarios nuestros –tanto de hospitales dependientes como de nuestra red cercana-, por tanto también este proceso de ir incorporando mejoras debiera ser más ágil de lo que es comunicarse con un proveedor que tiene que atender establecimientos de otras partes también, de otras redes”.

Más de 700 trabajadores de salud comunal de Los Ángeles – de cerca de mil contemplados- ya han sido capacitados para la correcta utilización de esta nueva herramienta informática, algo que se vería favorecido porque la mayor parte de ellos cuenta ya con alfabetización digital específica en este tema.