Una destacable y abnegada labor es la que cumplen las cuidadoras de pacientes postrados, atendiendo generalmente a familiares secuelados de accidentes cerebrovasculares, infartos, Alzheimer o de otras patologías.