Un completo laboratorio de inglés, que contó con la subvención del municipio angelino y del Rotary Club de Los Ángeles “Gonzalo Arteche”, se inauguró en la escuela rural Diego Portales Palazuelos del sector El Peral.

Éste laboratorio consiste en la implementación de un espacio de trabajo para estudiantes, que les permitirá acercarse al idioma a través de la tecnología. Tuvo un costo superior a los 14 millones de pesos y cuenta con 20 estaciones de trabajo con sus respectivos computadores, audífonos y micrófonos, además de una estación de trabajo para el docente con computador y software de gestión de aula, que le permite monitorear permanentemente el trabajo de los niños.

Además la implementación del laboratorio consideró una nueva red de datos, red eléctrica, sistema de proyección, sistema de audio, recursos educativos y capacitación para los docentes. Destacable es que también contó con un aporte de los funcionarios del establecimiento relativo a la compra de material de revestimiento para el piso y la confección e instalación de cortinas, además de mano de obra de pintura.

A nombre del municipio, el concejal Aníbal Rivas, destacó la iniciativa. “Nos sentimos tremendamente orgullosos de poder seguir ayudando a los establecimientos educacionales y hoy hemos dado un paso gigante. Los niños de este sector rural tienen un laboratorio que cualquier escuela de primer nivel se lo quisiera. Esto demuestra que el alcalde Esteban Krause ha puesto una mirada muy fuerte en el sector rural”, sostuvo.

La presidenta del Rotary Club Los Ángeles “Gonzalo Arteche”, Cristina Cassinelli, explicó la génesis de este proyecto. “Teníamos esta idea de poder incentivar un mejor aprendizaje del idioma inglés por su importancia a nivel global. Nos pusimos en contacto con el DAEM y con la municipalidad y con el apoyo del alcalde, que buscó la escuela, y la directora con todos los docentes, tuvimos un permanente apoyo. Nosotros felices y contentos que haya sido en un ambiente rural”, sostuvo Cassinelli.

Finalmente, la profesora de inglés de la escuela, Macarena Fuentealba, comentó los beneficios de este laboratorio. “La influencia del uso de la tecnología en el aprendizaje del inglés hace aumentar mucho más el vocabulario y la pronunciación de los niños, que dentro de una clase normal no lo adquieren en la forma que corresponde. Ello por la cantidad de estudiantes que hay por sala, el trabajo no se hace tan directo como a través de un computador y con un software adecuado para la edad de ellos”, señaló la docente.

La inauguración de este Laboratorio de Inglés viene a complementar una anterior inversión realizada en este establecimiento, la que alcanza a los 53 millones de pesos en baños, mobiliario, ampliación del comedor de estudiantes, comedor de funcionarios y sala de profesores. También se cambió el piso de las salas de pre básica y se mejoró el área administrativa y el sistema eléctrico.