Un incremento de 3.302 horas semanales, equivalente a un 8,5%, tendrá para 2018 la dotación de trabajadores de salud municipal, pasando el número contratado a plazo indefinido o plazo fijo de las actuales 35.148, a 38.450.

Andrea Azúa, jefa de Recursos Humanos de la Dirección Comunal de Salud, fue la encargada de exponer al concejo municipal el detalle de esta decisión técnica, administrativa y financiera; y posibilitada por el alza de lo recibido por concepto de Per Cápita, aporte estatal que varía en cada comuna según criterios como población beneficiaria, nivel socioeconómico de ésta e índices de ruralidad y dificultad para acceder y prestar atención de salud.

“Se presentó el aumento de 3.300 horas aproximadamente y fue a través de criterios que, en el fondo, queríamos que se regularan algunas cosas en la dotación. Por ejemplo el convenio de salud mental y el convenio ERA (Enfermedades Respiratorias Agudas) que se había ‘percapitado’ en años anteriores y las personas que estaban trabajando en esos cargos, por ese convenio, no habían pasado a la dotación. Entonces, este año se hizo justicia”, ejemplificó.

También, según lo presentado se contratará más personal para vigilancia –considerando, además, la adición de nuevos establecimientos el último año- lo que implicará una reducción del pago de horas extraordinarias y un consiguiente ahorro para el sistema en lo financiero y en el desgaste de su recurso humano.

PROCESO PARTICIPATIVO
Azúa destacó el carácter “participativo” de este proceso, ya que para determinar el aumento de las horas hubo varias reuniones con directores de CESFAM, con la totalidad de directivos de la Dirección Comunal de Salud y con administración municipal. Así, la nueva dotación obtuvo un respaldo uniforme y quedó lista para la toma de conocimiento por parte del concejo municipal, según establece la normativa vigente, lo cual se produjo durante esta jornada.

Finalmente, la jefa de Recursos Humanos destacó que lo determinado está en línea con la mirada alcaldicia y municipal de mejorar las condiciones de sus trabajadores, responsablemente, ya que esto redundará en una mejor atención de las casi 174 mil usuarias y usuarios que atiende actualmente la salud comunal de Los Ángeles.