Un aporte para su desarrollo personal al disminuir sus niveles de estrés y aportar a su autonomía económica, entre otros beneficios, significaron los talleres de cosmética vegetal para las monitoras de salud que habitan en sectores rurales del área de influencia del CESFAM Dos de Septiembre que fueron parte de éstos.

Las beneficiarias recibieron sus certificados que respaldan su conocimiento en la elaboración de diversos productos cosméticos de origen vegetal, 100% naturales e inocuos para la salud humana, explicó Lorena Castillo, asistente social de este centro de salud familiar.

“Cosmética vegetal tiene relación con productos entre los cuales realizaron champú, todo lo que tiene relación con útiles de aseo como cremas, champú para la caspa; todo lo que tiene que ver con mejorar la calidad de vida del ser humano”.

María José Arzola, vecina del sector Pata de Gallina –Bajo Pangueco- fue una de las 13 personas consideradas en este proyecto, principalmente procedentes de Mesamávida, camino a Nacimiento y lugares cercanos. Sostuvo que esta experiencia la llenó de sabiduría.

“A veces es solo ni siquiera recogerla, el ver la planta, la maravilla que es. Que uno pone la semilla y después crece y uno ve el fruto y lo va aprovechando, o  come. O lo hace en hierbas, lo hacemos en aceites, lo usamos en jabones, en distintas formas que hemos aprendido. Ha sido muy lindo, la verdad es que nos ha encantado este taller y la idea es, también, enseñarle a la gente que nos pregunta y que vayan también usándolas. Porque la gente las tiene a su lado y no las usa, no saben para qué sirven a veces”.

La iniciativa se enmarca en el Programa de Equidad Rural impulsado por el Servicio de Salud Biobío y la Municipalidad de Los Ángeles, el cual tiene por objetivo mejorar el acceso a la salud a usuarias y usuarios de zonas apartadas de la comuna.