Cuenta la historia que Diabetín era un niño de 13 años al que le encantaba la comida “chatarra”, ver televisión y jugar videojuegos. Odiaba cualquier otro tipo de alimentos y hacer deportes o actividades al aire libre. Cuando su mamá le preparaba legumbres, pescados o vegetales; o cuando le ofrecía agua o frutas, Diabetín lloraba y “pataleaba”, hasta que su madre le cocinaba lo que él quería.

Un día, cuando andaba comprando golosinas y una bebida en el negocio de la esquina, se encontró con su antigua amiga Mandarina, quien le invitó a jugar al parque y a andar en bicicleta. Sin embargo, Diabetín no aceptó y se burló de su propuesta. Lo que no sabía, es que días después un fuerte dolor en el pecho y el adormecimiento de uno de sus brazos le daría la peor de las advertencias: Estaba sufriendo un infarto al corazón.

Este relato, que pudiera parecer ficticio por los nombres de los personajes y por sus edades fue presentado con títeres por el equipo de promoción de salud del CESFAM Sur a alumnas y alumnos de prekínder de la escuela “Diego Portales Palazuelos” de El Peral. Ocurrió en la realidad en nuestra comuna y es una muestra dramática de lo que el sedentarismo y los malos hábitos alimentarios pueden ocasionar en la salud de las personas, incluso menores, explicó Pablo Palacios, profesor de Educación Física del centro de salud.

“La intención de este show de títeres que teníamos preparado es para celebrar el Mes del Corazón. Dentro del programa que nosotros tenemos como promoción de la salud en el CESFAM Sur están diferentes actividades relacionadas al cuidado de nuestro corazón, ya sea a base de alimentación saludable y actividad física”.

La buena noticia es que Mandarina y las nuevas amigas y amigos de Diabetín lo convencieron de adoptar definitivamente la vida sana, nutriéndose adecuadamente y practicando actividad física regularmente. Todos juntos dieron vida a una zumbatón en el mismo establecimiento para marcar este nuevo inicio, en compañía de su educadora Pilar Valenzuela, quien agradeció el evento.

“Les llama harto la atención a los niños los títeres, los disfraces; entonces con eso como que aprenden más rápido, sobre todo el tema de la alimentación saludable porque a ellos les cuesta mucho y sobre todo a las mamás les cuesta mucho ayudar a los niños y apoyarlos en esta parte de alimentarse con comida saludable. Generalmente, hacen justo lo que decía la función de títeres, que hacen justamente lo que el niño dice. Si el niño hace una pataleta, la mamá va y le hace el gusto y ha costado mucho eliminar ese mal hábito de las mamás”.

Las últimas cifras a disposición, del Ministerio de Salud, indican que el 33,73% de los menores de 6 años presentan malnutrición por exceso. El 23,5% exhibe sobrepeso o riesgo de obesidad y el 10,23%, obesidad. Estas condiciones son causas directas de enfermedades como diabetes e hipertensión, que amenazan la vida de las personas o su calidad.