Capacidad técnica, compromiso, iniciativa, innovación y mucho cariño son algunas de las características que han marcado el trabajo del Centro Comunitario de Rehabilitación (CCR) del CESFAM Norte en sus 5 años de funcionamiento, virtudes reconocidas por sus propias usuarias y usuarios.

El dispositivo atiende a cerca de 90 personas mensualmente y, desde el inicio de su labor, a más de 4 mil, ingresadas con discapacidad franca o con algunas limitaciones motoras, explicó Irma Robles, directora del CESFAM Norte.

“He visto crecer la atención a un grupo de personas que estaban necesitando de recursos y de un equipo preparado, motivado y entusiasta –como el que existe hoy día- y celebrar los 5 años, que fueron de menos a más, es muy hermoso; y ver estrategias nuevas, que nunca antes las habíamos llevado a cabo como grupo preparando trabajos, grupos de teatro, buscando estrategias nuevas creo yo que es emocionante ver el entusiasmo de las personas con discapacidad y que han logrado sentir, como lo dijeron recién, que han logrado sentir como casa de ellos el CESFAM Norte y por supuesto el CCR”.

Precisamente en esta jornada, el grupo de teatro presentó su obra debut titulada “La doméstica entrometida” demostrando a través de ella talento y alegría aplaudidos por los asistentes a la conmemoración.

DESARROLLO PARALELO
Fabiola Ovalle, terapeuta ocupacional y coordinadora del CCR, resumió lo que ha sido esta experiencia que va más allá de lo laboral y que ha contribuido también, en forma similar, al resto de los profesionales del equipo.

“Yo hace 5 años que soy parte de este centro comunitario. Personalmente, a través de la rehabilitación –rehabilitar a otros- aumenta mi capacidad de ver la vida de forma distinta, ver cómo otros pese a tener una discapacidad o alguna limitación enfrentan todas las barreras que nosotros tenemos como arquitectónicas, actitudinales y que aún así se puede vivir. Entonces, ellos me han enseñado a mí a ser una mejor persona, a ser más empática y a ser más alegre y feliz en esta vida”.

Destacable también es la evolución complementaria de usuarias y usuarios quienes, motivados por historias y problemáticas comunes –y apoyados decisivamente por el CESFAM en general- han logrado adquirir personalidad jurídica y conformarse como organizaciones, postulando con ello a proyectos y ejecutando actividades que han ayudado a mejorar su calidad de vida.

Ejemplos de éstos son el grupo de adultos mayores “Jóvenes de ayer” y la agrupación que reúne a pacientes con discapacidad “Vivir sin límites”, las cuales nacieron y han crecido al alero de este centro de salud familiar y del CCR, destacó Rosario Lynch, presidenta de “Vivir sin límites”.

“Siempre están con nosotros, en todos los momentos, al 100% -igual como la directora del CESFAM-, así que nosotros felices porque como uno tiene discapacidad es difícil, pero llegando aquí, yo siempre lo he dicho, uno a veces anda con pena, nos juntamos en la agrupación y al final nos vamos todos contentos, todos felices”.

Organización de seminarios de rehabilitación, presentación de iniciativas para financiamiento a diversas entidades nacionales y extranjeras; buenas prácticas destacadas a nivel local, regional y nacional y la continua incorporación de acciones pioneras en beneficio de su comunidad son otros de los elementos por los cuales el CCR del CESFAM Norte ha ganado una merecida valoración.