Catorce proyectos del Fondo de Protección Ambiental (FPA), que entrega el Ministerio de Medio Ambiente, se adjudicaron comunidades escolares de establecimientos educativos y una organización social de la comuna.

Esto sitúa a Los Ángeles como la ciudad con más proyectos ambientales a ejecutar en el país durante el año. Así lo dio a conocer el seremi de Medio Ambiente, Richard Vargas, quien junto a los ganadores de los FPA, coordinados por el área de Educación Ambiental del DAEM, realizaron el lanzamiento de estas iniciativas.

Doce establecimientos educativos municipales, un colegio particular y la organización Newen Kimun, desarrollaron proyectos para manejo de residuos sólidos domiciliarios. En total, se destinaron 56 millones de pesos para desarrollar catorce iniciativas que buscan reducir los volúmenes de basura de las viviendas.

Una de las características destacables de los proyectos realizados por las escuelas municipales es que fueron postulados por los Centros de Padres y Apoderados, los que trabajarán junto a los estudiantes, docentes y asistentes, lo que implica involucrar a todos los actores de las comunidades locales.

Asimismo, ésta es una de las comunas que cuenta con más escuelas certificadas ambientalmente. Todo ello, determinó que el seremi de Medio Ambiente, realice su próxima Cuenta Pública anual en nuestra ciudad. “Aquí hay interesantes logros, este año tendremos la publicación del Plan de Descontaminación Atmosférico de Los Ángeles, con la que desarrollaremos una política pública de mejoramiento de la calidad del aire. La provincia de Bío Bío tiene un gran porcentaje de sus áreas protegidas, más de un 35% del territorio está protegido por el Estado. Además tenemos importantes comunidades de pueblos originarios presentes en la dinámica de las actividades económicas y sociales de la provincia. Y finalmente, la ciudad se ha destacado en la obtención de Fondos de Protección Ambiental y en la certificación de los establecimientos educativos”, sostuvo el seremi.

Por su parte, los estudiantes se mostraron entusiastas respecto al desarrollo de sus proyectos. “Me gusta plantar, cuidar el medio ambiente, limpiar la escuela con mis profesores y con mis compañeros que están en el taller”, señaló Vicente Puentes, de la escuela rural La Quebrada.

“Nuestro proyecto se trata sobre un punto limpio en nuestra escuela, ahora estamos trabajando con las R: reciclar, reutilizar y reducir. Con esto ayudamos al medio ambiente porque ahora están sucediendo muchas cosas con el planeta. Cada vez la capa de ozono se va disminuyendo y a mí me gusta dar un aporte de mí para la humanidad”, explica Yanina Villegas de la escuela Thomas Jefferson.

Finalmente, la apoderada de la escuela Thomas Jefferson, Jackeline Ramírez destacó el trabajo conjunto en los proyectos. “Nosotros nos involucramos porque vimos el entusiasmo de los niños en el reciclaje, la motivación de los papás por apoyarlos y de la comunidad educativa. La comunidad ya está integrada a nosotros y a nuestro proyecto”, indicó.

Los establecimientos beneficiados son los liceos Santa Fe e Industrial y las escuelas Coyanco, La Quebrada, Thomas Jefferson, Guillermo Marín Carmona, Especial La Esperanza, Isla Del Laja, España, Chacayal Sur, José Manso de Velasco y Millantú, además del Liceo Alemán del Verbo Divino.