Con premiaciones a usuarios destacados y una zumbatón el CESFAM Norte puso fin, por este 2016, a los talleres de actividad física que ejecutan sus profesionales y que están destinados a diferentes segmentos de su población.

Mujeres, adultos mayores, personas de todas las edades integrantes del programa Vida Sana, pacientes derivados del Centro Comunitario de Rehabilitación (CCR) tratados por artrosis, Parkinson, por secuelas de accidentes cerebrovasculares o que asisten a los cursos de prevención de caídas; todos ellos son parte de estas iniciativas desarrolladas en el año y que tendrán su reinicio en marzo de 2017, explicó Leslie Oberg, kinesióloga de este CESFAM.

“Los talleres se realizan durante todo el año y vamos a finalizar con esto. Sin embargo, nosotros durante el verano seguimos con actividad física, pero a cargo del profesor”.

Oberg reiteró la importancia de practicar actividad física, siendo ésta una de las principales claves –junto a una alimentación saludable- para evitar la aparición de enfermedades cardiovasculares como diabetes e hipertensión.

“La actividad física está demostrado, por todos los estudios que se puedan hacer, que mejora todos los niveles de presión arterial, azúcar, triglicéridos, en general todo. Aparte del bienestar físico, todo lo que conlleva la liberación de endorfinas, que te sientas bien, te ves bien, te energizas, tiene absolutamente todo”.

La profesional llamó a la comunidad del CESFAM Norte a estar atenta en las próximas semanas, porque probablemente se implementará un nuevo programa de actividad física para personas de entre 35 y 60 años, un rango de edad no cubierto hasta ahora por los existentes.