Música, baile, reconocimientos, poesía y un emotivo momento marcó la celebración del segundo aniversario del club de adultos mayores “Eterna Primavera”, entidad creada al alero del CESFAM Nororiente y que actualmente reúne a 34 personas.

Precisamente, la conmemoración tuvo lugar en el centro de salud familiar ubicado en la población Endesa donde funcionarios del establecimiento y los integrantes de la agrupación compartieron este hito.

Magaly Durán, presidenta de esta organización agradeció el constante apoyo del CESFAM hacia el club, lo cual les ha permitido operar desde su nacimiento recibiendo –además- constantes capacitaciones, exposiciones y talleres relacionados con ejercicios cognitivos, actividad física, salud mental y alimentación.

“Empezamos de muy abajo, empezamos bien poquitos, pero ahora ya somos 34. Varones se han integrado de a poco también, pero ya tenemos a 4 varones, así que también es una cierta porque ellos, por lo general, son reacios a participar porque ellos consideran el club de adulto mayor como el centro de madres, piensan poco menos”, señaló.

María Teresa Briones, nutricionista del CESFAM y una de las profesionales comprometidas con la creación y funcionamiento de “Eterna Primavera” relevó la importancia que tiene la asociatividad entre los adultos mayores, como una forma de enfrentar las situaciones más complejas que vive este segmento de edad: La soledad y el abandono.

“Ellos necesitaban un espacio, donde pudieran reunirse y compartir; vivir sus experiencias y así fue cómo se creó y la verdad de las cosas es que nos sentimos satisfechos como equipo, porque esto es del equipo de salud. Hemos logrado los objetivos que nos planteamos”, destacó.

La jornada  de festejo tuvo un instante muy especial cuando los adultos mayores y los trabajadores del CESFAM Nororiente efectuaron un minuto de silencio y lanzaron globos al aire para recordar a Cecilia Avello Rivas y Felipe Avello Rivas, hijos de la funcionaria Viviana Rivas Sarabia, quienes fallecieron en un accidente de tránsito esta semana.