Con una capacitación dirigida a enfermeras de los seis Centros de Salud Familiar (CESFAM), la salud municipalizada de Los Ángeles actualizó los conocimientos de estas profesionales en lo referido al manejo del pie diabético, una de las consecuencias más graves de la diabetes, compleja pero prevenible enfermedad.

 

Fueron 35 las profesionales que participaron de este curso, el cual “tenía como objetivo desarrollar competencias para habilitar una atención que asegura que a toda persona con diabetes se le examinarán sus pies, se evaluarán sus riesgos de ulceración o amputación y se definirá un plan diferenciado de seguimiento y educación, según el nivel de riesgo”, detalló Mariela Sanhueza, enfermera del Departamento de Planificación, Programación y Control de la Dirección Comunal de Salud.

 

Como meta de desempeño colectivo para la atención primaria en 2013, se incorporó la ejecución de exámenes de evaluación de pie diabético al 80 por ciento de estos pacientes.

 

“El pie diabético inicia con el enrojecimiento de la piel, sigue con la formación de una herida superficial y la pérdida de las primeras capas de la piel; para luego continuar con compromiso de tendones y huesos, y una gangrena generalizada que puede, en el peor de los casos, producir la pérdida de ortejos o del pie”, complementó Sanhueza.

 

Detectar a tiempo esta patología, por medio del examen de medicina preventivo que se entrega gratuitamente en cada CESFAM, es fundamental entonces para evitar esta complicación, que se da con mayor frecuencia en varones, incluso en edades productivas.

 

Otro punto abordado durante esta instancia de perfeccionamiento fue el manejo avanzado de úlceras que realiza exclusivamente una enfermera, aplicando diferentes técnicas para curaciones de alta complejidad; y con el apoyo de apósitos, elementos que facilitan la cicatrización de la herida.