La hora del taco terminó. Así, por lo menos, lo propone la campaña llevada a cabo por la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) y que, durante esta jornada, visitó a las funcionarias de la Dirección Comunal de Salud de la Municipalidad de Los Ángeles.

La iniciativa, desplegada en conjunto con el comité paritario de higiene y seguridad de esta dirección municipal, tuvo como finalidad concientizar a las trabajadoras sobre el daño que provoca esta práctica generalizada, responsable de una alta accidentabilidad y de otras consecuencias negativas para las mujeres que la llevan a cabo, especialmente en el lugar de trabajo.

Utilizar este tipo de zapatos puede producir lesiones de tobillo (esguinces, fracturas, luxaciones), reflujo sanguíneo y enfermedades venosas, dolores de espalda y cuello por la alteración de la postura; aparición de HallauxValgus, comúnmente conocidos como “juanetes”; tendinitis, inflamación del tendón de Aquiles y artrosis de rodilla.

Las funcionarias «se bajaron» de sus tacos y los guardaron en las bolsas que recibieron como obsequio, comprometiéndose a evaluar la posibilidad de recurrir lo menos posible a ellos para cuidar su salud.