En el contexto del paro docente que se desarrolla a nivel nacional, representantes de los centros de padres y apoderados de establecimientos municipales de Los Ángeles, se reunieron con el alcalde Esteban Krause, a fin de analizar las principales consecuencias para los alumnos y las posibles soluciones, que se podrían implementar desde la Dirección Comunal de Educación.

Asumiendo que el actual conflicto es externo a los sostenedores municipales, ya que involucra directamente al gobierno con los docentes, el alcalde explicó que se hará un esfuerzo por recuperar clases de lunes a viernes, en un principio, sin recurrir a los días sábados, extendiendo dos horas diarias además de días completos al finalizar el calendario regional escolar en diciembre. Ello, considerando que los docentes retomen labores al terminar las vacaciones de invierno.

Asimismo, la primera autoridad comunal recordó que se tomaron las medidas para asegurar la alimentación de los niños desde el principio de la movilización, la que cesó con el pasar de los días, porque no hubo asistencia de alumnos. No obstante, agregó que esta posibilidad continúa disponible pero se requiere confirmación de un número mínimo de niños que asistirían a cada establecimiento.

Ante la preocupación y molestia manifestada por los apoderados, Krause se comprometió a velar, a través del DAEM, porque una vez finalizado el conflicto, durante las recuperaciones se cumpla con la entrega de contenidos necesarios y que los directores convoquen a sus comunidades escolares para informarles sobre el detalle del proceso de recuperación.

“Tuvimos una conversación muy sincera con los padres y apoderados, donde pude constatar su preocupación y en algunos casos, su molestia por esta paralización. Le transmitimos nuestra voluntad de cooperar para que se resuelva lo más pronto posible generando las instancias para recuperar los tiempos perdidos. Esto es difícil y complicado pero les presentamos algunas alternativas e intercambiamos opiniones. Esperamos que el gobierno y el Colegio de Profesores puedan ponerse de acuerdo lo más pronto posible, y disminuir así los altos costos que ha significado esta movilización, tanto en la disminución de matrícula municipal, el impacto económico en el sistema y especialmente para niños y niñas quienes no han podido recibir los aprendizajes que necesitan”, señaló la autoridad.

Delicia Carrizo, presidenta de la Unión Comunal de Centros de Padres y Apoderados de Los Ángeles, destacó la voluntad del alcalde por buscar soluciones a esta problemática y el compromiso que ha demostrado permanentemente con los apoderados. “Él está siempre con los apoderados y hoy dio respuesta a todo lo que pudo, pero entendemos que no puede mandar a los profesores que vuelvan a clases. El alcalde ha demostrado estar consciente y muy preocupado. Por lo tanto, esperamos que haya una pronta solución a este conflicto para el bien de los alumnos, que son los que se han visto más afectados en este proceso”, indicó la dirigente.

Al finalizar esta reunión, aún no se comunicaba la decisión que adoptará la Asamblea Nacional de Profesores en torno a la continuidad del paro, quienes se reunieron durante la mañana de hoy.