Sin duda, sobrevivir a 68 años de matrimonio es toda una proeza, sobre todo hoy en día, cuando cada vez menos parejas se casan, y si lo hacen, el divorcio parece estar a la vuelta de la esquina.

 
Pese a que la actual tendencia se ha orientado más hacia la convivencia que al matrimonio, sí existen parejas que aún creen en esta célebre unión, pero son muy pocos los que pueden tener el privilegio de contar esta historia. Se trata del matrimonio entre don José González Quintana de 94 años y la señora Yolanda Sanhueza Quintana de 84, insignes vecinos de nuestra comuna que al día de hoy siguen escribiendo una excepcional historia de amor que ya se acerca a las siete décadas.

 
Una hazaña de la cual no muchos matrimonios puedan alardear y que se comenzó a gestar en 1946, año en el que la pareja contrajo el vínculo nupcial prometiendo amarse para toda la vida. Y vaya si que lo están cumpliendo.

 
Un verdadero ejemplo de voluntad, esfuerzo, amor y comprensión mutua, digno de ser destacado por toda la comunidad. Es por eso que hasta el domicilio de la pareja se trasladó el Director de Desarrollo Comunitario de la Municipalidad de Los Ángeles, Norman Garrido, en compañía de un equipo del Centro Integral del Adulto Mayor, quienes quisieron entregarles un afectuoso saludo, un simbólico presente y una exquisita torta para celebrar este notable acontecimiento.

 
“Hemos querido venir a celebrar y hacer un reconocimiento a este matrimonio que tiene 68 años de historia, porque doña Yolanda y don José son una familia que ha vivido su historia aquí en Los Ángeles y son un verdadero ejemplo y orgullo en estos tiempos en donde muchos matrimonios pasan por situaciones complejas y deciden romper el vínculo. Es por eso que nosotros hemos querido reconocerlos y con su ejemplo resaltar todos los valores que significan la constancia, la fidelidad y la permanencia del amor, algo que muy felices hemos querido destacar y dar a conocer a toda nuestra ciudad, disfrutando con ellos la dicha de celebrar 68 años de matrimonio”, manifestó el DIDECO.

 
Como es de esperarse con tantos años de matrimonio, la descendencia es amplia, contando orgullosamente dentro de su grupo familiar a seis hijos, catorce nietos, cuatros bisnietos y un tataranieto en camino. Y con esa sabiduría que acompaña a los mayores, doña Yolanda y don José quisieron compartir algunas reflexiones en torno a sus 68 años de unión y de recuerdos, de momentos felices y amargos, de éxitos y fracasos, de ilusiones compartidas, pero por sobre todo, de amor. Para ellos, la receta fundamental se compone de compresión, unión y tolerancia. “La tolerancia es lo principal, cualquier diferencia que pueda existir, la clave es buscar la manera de solucionar los problemas. Así nuestra familia se ha mantenido muy unida, siempre comparten todos los hermanos y eso nos da mucha tranquilidad”.

 
Un indudable ejemplo de que en tiempos en que los compromisos parecieran ser cada vez más pasajeros, don José y doña Yolanda de seguro nos continuarán demostrando que las historias de amor imperecederas son escasas, pero verdaderas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.