Nos hace parte del dolor y sufrimiento de las familias de las profesoras que resultaron afectadas y por la irreparable pérdida de una de ellas en el trágico accidente de la madrugada del sábado pasado 02 de agosto.

Nuestro alcalde, representando a la Municipalidad, estuvo presente acompañando a la familia de María Loreto, la docente del Colegio San Gabriel que hoy ya no está con nosotros. Compartimos el dolor y la tristeza de los familiares de las otras dos profesores que aún se mantienen en riesgo vital y esperamos su pronta recuperación por el bien de sus seres queridos y toda la comunidad del establecimiento.

Como municipio estamos permanentemente preocupados en generar acciones tendientes a prevenir y evitar situaciones de riesgo y sin embargo, son infructuosos si nuestros ciudadanos no toman conciencia de sus propios actos.