Con el apoyo de la Junta de Vigilancia y  el Comité de Salud del sector el Peral, los jóvenes y niños de esta localidad recuperaron una cancha que estaba totalmente abandonada y llena de maleza, para transformarla en un espacio donde practicar deporte y trabajar por reforzar  los valores positivos y la sana competencia.

En este sentido el presidente de la Junta de Vigilancia del Peral, Patricio Flores, reconoció el esfuerzo y el compromiso de los niños y jóvenes, quienes limpiaron y recuperaron esta cancha que estaba totalmente abandonada para desarrollar actividad deportiva y recreativa.

Asimismo, aprovecho para instar a los pequeños a ser buenas personas, alejarse de los vicios, proponerse desafíos en la vida y elegir una vida sana a través de la práctica de deporte.

En este sentido, este proceso  fue reconocido por el municipio angelino, a través de la Oficina de Seguridad Comunal, quienes se trasladaron junto con un equipo interdisciplinario compuesto por integrantes de Senda, Oficina de Protección de Derechos de la Infancia y la Adolescencia OPD, Deportes y  Oficina de recreación, para premiar el esfuerzo y compromiso que tienen jóvenes y niños del sector el Peral, por salir adelante en la búsqueda de nuevas oportunidades para el  desarrollo integral de su comunidad.

El apoyo de Seguridad Comunal en esta localidad tiene que ver directamente con un trabajo psicosocial enfocado a llevar a cabo estrategias de intervención y prevención de conductas negativas, que afecten a los integrantes de esta importante localidad, las que pueden causar vulneración y desarraigo entre las personas que la conforman.

Recuperar espacios importantes para los habitantes, representa reforzar la territorialidad y la identidad de quienes la conforman, proyecto arraigado en el Plan de Acción  y eje fundamental de la gestión del Alcalde Esteban Krause.

Cabe indicar, que Seguridad Comunal ya desarrolla estas estrategias en otros sectores de la comuna, es así como en la Villa San Luis, ya se han recuperado espacios verdes, amigables y positivos para la comunidad, alejando así a las nuevas generaciones de las conductas nocivas como son el consumo de alcohol y las drogas.