“La basura no siempre es basura”. Ésa es la premisa que comparten la escuela de lenguaje Santísima Trinidad y el CESFAM Nuevo Horizonte, y es el lema que las alumnas y alumnos del establecimiento educacional han hecho también suyo.

Por eso, homenajearon al medio ambiente, en su mes, con un concurso donde los pequeños y sus familias presentaron artículos hechos con productos desechados, en compañía de su centro de salud familiar amigo, indicó Vilma Arévalo, directora de esta escuela de lenguaje.

“En total participan 150 alumnos, ahora 75 en la mañana y lo realizamos todos los años porque estamos comprometidos con el medio ambiente, porque hay que crear conciencia y en este año generamos un concurso de reciclaje para que nos podamos dar cuenta que esas cosas que botamos a la basura pueden ser utilizadas en otros artículos y, como podemos ver, la basura no siempre es basura”.

Arévalo agradeció el permanente apoyo prestado por el CESFAM Nuevo Horizonte a las acciones enfocadas a sus estudiantes y que apuntan al autocuidado de su salud y a potenciar su calidad de vida en general.

“Siempre nosotros, a la actividad que nos convoque el CESFAM Nuevo Horizonte ahí estamos nosotros para apoyar y para hacer este trabajo juntos entre salud y educación ya que ésa, necesariamente, es la dupla más importante para que las cosas vayan resultando con nuestros niños”.

Números artísticos a través de los cuales se rindió tributo a la naturaleza fue la culminación para este importante evento intersectorial.