Gracias al constante apoyo recibido del CESFAM Nuevo Horizonte, el colegio Santa Hilda está avanzando decididamente a convertirse en un establecimiento promotor de la salud.

En ese marco se inserta su feria de salud, que abordó diferentes temáticas que contribuyen de manera directa al bienestar de niñas, niños y sus familias; y que fue preparada por los mismos alumnos del colegio, de sus diferentes niveles, explicó Leslie Avello, directora del recinto educacional.

“Previamente nosotros tuvimos las jornadas del CESFAM Nuevo Horizonte, donde ellos también impartieron o tocaron estas temáticas con los chiquillos; algunos grupos de estudiantes también fueron a recibir información allá al CESFAM para que ellos prepararan sus temas, donde tenemos, por ejemplo, ‘La diversidad y la inclusión’, ‘Cuidado del medioambiente’, ‘Higiene y prevención de enfermedades’, ‘Estilos de vida saludables’, ‘Buen trato’, ‘Prevención y consumo de drogas y alcohol’, ‘Carrete responsable’, ‘Prevención de embarazo y enfermedades de transmisión sexual’”.

Avello valoró el impacto de esta estrategia, concretada con el decidido respaldo del centro de salud y de su equipo multidisciplinario.

“Por eso también para nosotros es súper importante todas estas temáticas que abordamos con ellos. Una porque ellos aprenden desde su propia experiencia y también van ellos enseñándoles a sus papás, que no deja de ser menor para nosotros porque nuestros papás, a veces, no están tan presentes como quisiéramos. Entonces, es una instancia también para que ellos se motiven e, incluso, vengan a ver el trabajo que están desarrollando sus hijos”.

ALUMNOS INTEGRALES
Los profesores del recinto educacional y los estudiantes han tomado muy en serio la ayuda recibida desde el centro de salud familiar y están decididos a mejorar su calidad de vida con este tipo de acciones, contó Marta Steigmeier, psicóloga y una de las impulsoras de esta alianza de trabajo.

La profesional planteó que el objetivo final es formar un alumno integral, que adquiera herramientas adicionales a las que entregan las materias formales y que conozca a qué entidades debe recurrir frente a diversas necesidades, entre otros beneficios desde la perspectiva psicosocial.

“Esta actividad tiene como finalidad una apertura hacia la comunidad. Aquí partimos con el tema de la educación de pares con esta actividad de la jornada de salud y bienestar, que tiene que ver con que los mismos niños sean los expertos en el tema, que ellos sean los que busquen la información y ellos enseñen a sus pares. Se ha demostrado, en varios estudios, que es uno de los aprendizajes más significativos”.

En la feria de la salud del colegio Santa Hilda participó la totalidad del alumnado, es decir, alrededor de 160 estudiantes de enseñanza preescolar a octavo básico. En su mayoría, proceden de sectores rurales o de zonas periféricas de la ciudad, donde presentan altos índices de vulnerabilidad social, lo cual hace más valiosa aún esta intervención multisectorial.