Sensibilizar a las vecinas y vecinos, sectores e instituciones respecto del tema -que es muy cercano y real- y sentar las bases de futuras acciones concretas de intervención y acompañamiento  de estas personas, fue el objetivo del primer encuentro sobre adultos mayores abandonados, realizado en Santa Fe.

Organizado por el CESFAM de la localidad, la actividad fue una instancia de reunión y reflexión que dejó importantes enseñanzas a sus participantes, así como la convicción de que es necesario efectuar un nuevo evento de similares características para ahondar en esta problemática y ayudar a revertirla.

“Todos somos responsables del abandono de estas personas, autoridades, instituciones públicas y privadas, vecinos, entre otros. Todos debemos ser parte y responsables de este abandono, no puede ser que una persona muera sola, no podemos llegar tarde”, remarcó al término de la reunión Óscar Burgos, director del CESFAM Santa Fe.

 CAUSAS DEL ABANDONO
Durante el encuentro fueron analizadas las razones del porqué una persona adulta mayor puede terminar sus días sola y sin los cuidados que merece.

Entre las conclusiones estuvo que una de las principales causas para que esto suceda es que el individuo, al culminar su vida laboral disminuye su aporte económico y, por el contrario, comienza a generar gastos extras a la familia. Esto causa tensión y transforma el trato con sus hijos, amistades y parientes cercanos.

Al distanciarse de sus seres más cercanos, el anciano tenderá a replegarse o desplazarse a un rincón de la casa, reduciendo aún más su núcleo social y la interacción con los demás, y cayendo en cuadros depresivos y aislamiento.

Otro caso frecuente es cuando la familia se apodera de los bienes materiales del adulto mayor, aprovechando su fragilidad, falta de memoria o dependencia. El abandono cobra sentido cuando al dueño original se le ignora, o se le agrede (física o verbalmente) y en ocasiones se le desplaza de la familia llevándolo a asilos o albergues en contra de su voluntad.