Este lunes 17 de agosto partió oficialmente en Los Ángeles y en la provincia de Bío Bío la vacunación contra el Virus Papiloma Humano (VPH), responsable del cáncer cérvico uterino que mata a 600 mujeres en Chile cada año, siendo la segunda causa de muerte en mujeres en edad reproductiva.

Cerca de 4 mil 500 niñas angelinas y alrededor de 11 mil en toda la provincia es el público objetivo de esta campaña, según lo informado durante el lanzamiento de esta iniciativa, efectuado en la escuela municipal D-934 Thomas Jefferson, donde personal del Centro de Salud Familiar (CESFAM) Nororiente inmunizó al primer grupo de beneficiarias.

“Esta campaña está dentro del programa de vacunación escolar y se va a desarrollar hasta septiembre de 2015, vacunando a niñas desde cuarto hasta séptimo básico. La idea del ministerio (de Salud) es prevenir el cáncer de cuello uterino en las alumnas y la idea es que de aquí al 2016 cada alumna que salga de enseñanza básica ya esté con sus dos dosis de vacuna contra el papiloma humano”, explicó María Paz Sandoval, profesional de la delegación provincial de la Seremi de Salud.

Los equipos de los diferentes CESFAM tendrán la misión de inocular las dosis acudiendo a los distintos recintos de educación básica de la comuna, aunque éstas estarán disponibles también en algunos vacunatorios privados.

“Al igual que todos los años, desde los CESFAM asistimos a los mismos establecimientos educacionales a administrar la vacunación escolar, en primero básico, en octavo básico y la del virus del papiloma es para cuarto y quinto año básico y, excepcionalmente esta vez, va a ser en sexto y séptimo básico”, complementó Michele Arratia, enfermera del centro de salud Nororiente.

El VPH es un virus con más de 40 tipos que infectan las mucosas de las personas, siendo la mayoría de las infecciones asintomáticas y se transmite a través del contacto genital, más frecuentemente durante las relaciones sexuales.

La aparición del cáncer de cuello uterino es más frecuente entre los 35 a 55 años, debido a que el tiempo entre la infección y el desarrollo del cáncer es de 20 años en promedio, por lo que las personas con más riesgo de infectarse son los adolescentes y personas menores de 25 años.